MINAGRI capacitó a procesadores de alimentos primarios para mejorar la inocuidad y calidad de sus productos

1171

procesadores de alimentosEl Gobierno del Perú, a través del Ministerio de Agricultura y Riego, capacitó a 38 procesadores de alimentos agropecuarios primarios con el fin de contribuir con la inocuidad y calidad de estos productos que son destinados al mercado nacional e internacional.

La actividad apuntó a fortalecer los conceptos de las buenas prácticas de manufactura (BPM) e higiene, sistemas de control interno de alimentos agropecuarios primarios y piensos, así como a cumplir con las exigencias actuales de la legislación.

Estos requerimientos son exigidos en el mercado nacional y en los países importadores de hortalizas, frutas, legumbres, cereales, carnes y otros alimentos de producción y procesamiento primario.

Los especialistas del SENASA explicaron que las buenas prácticas de manufactura contemplan las condiciones de infraestructura, diseño, servicios, control de procesos, control de la higiene y salud del personal en los establecimientos, para evitar la contaminación de los alimentos durante el procesamiento.

Parte de estos procedimientos corresponde a la higiene personal, uso de indumentaria adecuada, preparación de los alimentos en ambientes limpios y apropiados, mantener las superficies limpias, utilizar agua tratada, conservar los alimentos refrigerados y mantener los tachos de basura cerrados.

Con respecto a la implementación del Sistema HACCP, los especialistas señalaron que consiste en identificar los peligros de contaminación de los alimentos durante las etapas de producción, transformación, procesamiento y distribución de los alimentos, para luego establecer las medidas preventivas y correctivas que logren reducir, minimizar o eliminar los peligros.

De manera complementaria, el Sistema de rastreabilidad identifica y rastrea adecuadamente un alimento ante un caso de contaminación.  Cada producto es identificado desde el proveedor de la materia prima hasta el lugar de venta.

Para ello, los productos son codificados por lotes de acuerdo a un procedimiento aprobado por la autoridad en sanidad agraria.