Proyecto de Erradicación de Moscas de la Fruta generará más de 1700 puestos de empleo en Piura

345

Con la finalidad de seguir fortaleciendo la agricultura familiar, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria – SENASA del Ministerio de Desarrollo Agrario,  pondrá en marcha la etapa de supresión y control, proyectada para el mes de junio, mes en que iniciará la intervención de las áreas hortofrutícolas hospedantes de la plaga, con el objetivo de erradicar y declarar a la región libre de la plaga, de manera que se beneficie a la agricultura familiar.

En dicha etapa, el proyecto generará más de 1700 puestos de empleos temporales para los hombres y mujeres del campo, quienes realizarán el control químico en la zona, utilizando un producto amigable con el medio ambiente que servirá para erradicar las moscas de la fruta en los cultivos hortofrutícolas.

Dentro de la estrategia de intervención, la entidad sanitaria busca promover el fortalecimiento de capacidades competitivas de pequeños y medianos productores de la región, puesto que  la erradicación de la plaga sería beneficiosa para los hombres de campo, quienes buscan posicionar sus productos como uva, mango, ciruela, naranja, limón Tahití, café y otros en los mercados internacionales, así como abastecer la demanda nacional con fruta sana.

Los trabajos efectuados desde el 2019, año que inició el proyecto de erradicación de moscas de la fruta siguen ejecutándose, pero con una mayor participación de los productores agrarios, quienes deben realizar las acciones culturales en sus campos, orientados por los especialistas del SENASA.

Enfatizan que el uso del método de control cultural–mecánico logra reducir dicha plaga en un 60 a 80%. Con la ejecución de este método se podrá mantener el campo limpio mediante podas sanitarias, rastrilleo de suelo, recojo de frutos remanentes en las plantas, el entierro de frutos caídos e infestados, entre otros.

Actualmente, el SENASA tiene una red de monitoreo de  9788 trampas, tipo Jackson y McPhail. En la etapa de control y supresión, proyectada a iniciarse en el mes de junio del presente año, se intervendrá más de 60 mil hectáreas de producción hortofrutícola con el objetivo de lograr que la región sea declarada libre de la moscas de fruta y se beneficie la agricultura familiar.